Solo por Europa – Polonia

La dura noche de Praga pasó. El sol marcaba el comienzo de un nuevo día en el que debería levantarme temprano para tomar el bus con destino a la ciudad polaca de Cracovia.

Casi lo pierdo y no por culpa de la resaca post borrachera. Nadie me había avisado del cambio de horario. A partir de ese preciso día el reloj debería adelantarse una hora. En la estación de buses no tuvieron la delicadeza de comunicarme tamaño detalle. Decí que soy bastante previsor y siempre llego un rato antes para evitar sorpresas. No me gusta andar corriendo. Menos con una mochila que pareciera llevar plomo.

Igualmente el bus se averió debido al frío y hubo que esperar a que otro venga en su reemplazo. Durante esas dos horas otros buses partieron hacia diferentes destinos. Recuerdo en particular uno que se dirigía a Kiev, Ucrania. No sabés lo que era. Se caía a pedazos. Con el frío que hacía apuesto que al chofer se le congeló un pasajero. Al menos uno.

Nieve...

Nieve…

Finalmente llegó la “cafetera”. Sin lugar a dudas, el peor bus que me tomé en todo el viaje. Yo pensé que no llegaríamos. Afuera el clima se presentaba adverso. Un frío tremendo junto con la nieve que se encargaba de cubrir no sólo la autopista sino también las casas y coches que se encontraban a los costados. Jamás vi tanta cantidad de nieve junta.

Y más nieve...

Y más nieve…

Cracovia. Once de la noche. Estación del tram. No tenía slotz (moneda nacional polaca) y no sabía cómo carajo hacer para sacar el ticket. La máquina tenía la opción de pagar con tarjeta pero no funcionaba. O me colaba o… Bueno, se me ocurrió cambiarle dinero a una chica que estaba esperando en la plataforma. Le pregunté si era tan amable de cambiarme cinco euros. Pero no quería. Sin embargo, agarró su cartera y me dió dos monedas para que pagara el pasaje. Se pasó. La verdad.

Como diría uno de los argentinos que me crucé durante el viaje “hay más gente que tiene ganas de ayudar que gente que tiene ganas de dañar”. Y si, y si. La máquina me dió vuelto. Me lo guardé. NOOO mentira! Se lo fui a llevar. Me dió un poco de vergüenza la situación. Pero buen, es una tómbola que va y viene. Te lo digo porque me pasó de bajarme del 152 (colectivo metropolitano famoso por su recorrido y por ser un gran acumulador de multas de tránsito) a media cuadra de casa, en la zona norte del Gran Buenos Aires, y cruzarme con un extranjero que buscaba el Obelisco (ubicado en el centro de la ciudad). Le dí dos pesos y le expliqué c↕ómo tenía que hacer para volver. Pobre, le había preguntado al chofer y este no fue capaz de avisarle que el colectivo era el correcto pero no así la dirección. A todo esto 2 de la mañana de un día de semana. No se qué habrá sido de su vida. Recuerdo que me quiso dar el billete de dos pesos pero no se lo acepté, en algún momento volvería. Y así fue.

Cracovia de noche...

La plaza principal de Cracovia de noche…

“Tené ciudado”, me dijo la chica de la recepción cuando le dije que salía a comprar algo para comer a medianoche. No le presté atención al comentario. Empecé a caminar. Las calles oscuras y desérticas. De repente pasan dos pibes y les pregunto si sabían dónde podría comprar algo. No sabían. Sigo caminando. En una esquina encuentro un bar. Estaba decidido: basta de kebabs, hamburguesas o sándwiches improvisados de momento. El clima estaba para una buena ración de espaguetis o similar. Ni sé cuánto me costaron. Estaba desesperado por comer. Pedí fideos a la carbonara, ojota. Ya que la vamos hacer, hagámosla bien. Le pago y la moza me dice: “Gracias y cuidado al andar por la calle”. OPA. En quince minutos me habían dicho dos veces lo mismo. Ahora si que lo tendría más en cuenta.

Perseguido y algo paranoiqueado por las advertencias de la gente local llego a media velocidad al hostel. Detalle. Me había olvidado para tomar. Por suerte la chica de la recepción me prestó un par de monedas y pude comprar una botellita de cola en la máquina expendedora. Le venía mangueando a medio mundo.

La última sorpresa de la noche. Entro a la habitación ya comido y dos pibes que estaban en sus respectivas camas me preguntan al mismo tiempo: “Y, encontraste algún lugar para comer?”. Paranoia. Alguien me estaba siguiendo. Era verdad que necesitaba tener cuidado. Bueno, no. Luego de unos segundos de incertidumbre observé que eran los mismos chicos que me había cruzado en la calle una hora antes, buscando d♠ónde comer.

Free walking tour

Free tour...

Free tour…

Minutos antes de comenzar a pasear llegaron dos jóvenes de gira y le preguntaron al guía: “Podremos hacer el tour mientras tomamos alcohol?”. Respuesta negativa. Pidieron disculpas y se fueron. “Esto no es para nosotros”, murmuró uno. Me llamaron la atención y los seguí con la vista para ver qué harían. Y fue cómico. Estuvieron a punto de pelearse con un señor que no los dejaba ser parte de una foto familiar. Estaban por sacar la foto cuando ellos interrumpieron y se pusieron a los costados. Ellos no daban el brazo a torcer, querían ser parte del recuerdo fotográfico familiar. Finalmente, cuando la discusión se ponía pesada, desistieron.

Quién fue el HDP que calienta la cerveza, le pone crema y canela arriba, y encima la vende?

Quién fue el HDP que calienta la cerveza, le pone crema y canela arriba, y encima la vende?

Me concentro nuevamente en el tour. Otro argentino. Es una fija. Siempre hay uno. Mario era de San Juan y estaba recorriendo Europa luego de participar de unas jornadas de no se qué. Un pibe inteligente. Luego del free tour almorzamos en la nefasta cadena de los arcos color oro y nos fuimos a la plaza principal para tomar otro tour.

La feria. Quise captar la pelea pero salieron las fotos muy borrosas.

La feria. Quise captar la pelea pero salieron las fotos muy borrosas.

El momento del día. Plaza principal. Feria de artesanos con comida y productos regionales. Unos chicos enojados, se desconoce el motivo, comienzan a tirarle bolas de nieve a los feriantes a quienes invitan a pelear. Nadie parece darles demasiada importancia hasta que una de las bolas impacta en el rostro de uno de los trabajadores. Este rápidamente comienza a increparlos pero tenía las de perder. Los matones eran tres y él estaba sólo. Empujón por un lado empujón por el otro. Los matones estaban liderados por un adolescente de no más de 18 años, bastante alto que amag☻☻♀ó en varias oportunidades a sacar el derechazo. El feriante respondía con empujones. Nadie desenfundaba la mano hasta que… Otro feriante se suma a la discusión que evidentemente finalizaría en combate. Él líder de “los matones” comenzó a recular y cuando el combate era una fija, este realizó un acto de cobardía: sacó gas pimienta y se lo tiró a uno de los feriantes. Las piñas empezaron a volar para todos lados. El muy cobarde apuntó su golpe directo al feriante que no podía ver producto de los efectos del gas en sus ojos. Pero pronto ese efecto acabaría y los feriantes repartieron de lo lindo. Los que habían comenzado intimando tuvieron que salir corriendo de la plaza.

Anuncios

10 Respuestas a “Solo por Europa – Polonia

    • Fede! Me alegra que te guste. Y si, siempre hay un argento en todos lados. Es una fija jajaja. Ahora estoy en mi casa. Ya he vuelto, pero aún tengo muchas historias por contar. Vos dónde andás?

  1. Excelentes historias chuquens. Toy soprendido que te acuerdes tantos detalles aun despues de haber vuelto. Sos un groso!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Chueco estoy leyendo tu blog con atención y emoción. La verdad super viaje te mandaste, llegué de casualidad buscando lugares adonde ir, ya que en febrero-marzo saqué pasaje (igual 21 días, nada al lado de lo suyo).
    Te quería preguntar si en tu estadía en Alemania encontraste o viste si venden cosas de la antigua RDA, quería traerme algo de eso, me parece re copado y capaz lo venden en la calle como chucherias.

    Muchas gracias!!

    • Ale,
      Gracias por tu comentario. Qué lindo que te vas para allá. Te recomiendo que llevés abrigo porque para esa época sigue estando bastante fresco.
      Si vas a Berlín te vas a cansar de ver tiendas y ferias que venden todo tipo de artículos relacionados al pasado alemán. Yo no me compré nada y medio que me arrepiento, pero buennn
      Abrazo grande y mucha suerte en tu viaje, Santiago
      PD: Cualquier duda, chiflame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s