Buzios, Arraial do Cabo y otras playas

El lunes post victoria 2 a 1 contra Bosnia Herzegovina partimos hacia Buzios, donde descansamos durante cuatro días a la espera del partido con Irán, a disputarse en el estadio Mineirão, en Belo Horizonte.

El trayecto Río-Buzios nos llevó un poco más de dos horas (hay 170 kilómetros de distancia). Pese a la cercanía, el viaje fue un poco duro, sobretodo para los que manejaron, ya que no habíamos pegado un ojo en toda la noche. Yo no manejé, no estaba en condiciones de agarrar el volante.

Uno vez allí, decidimos parar en “Paraiso de Buzios“, una posada administrada por una señora argentina, con pileta, parrilla, wifi, buen desayuno, estacionamiento y wifi. FULL. Pagamos alrededor de 50 reales por día por persona, mucho más accesible que los casi 200 reales que pedía un hostel cualquiera en Río de Janeiro.

Durante los cuatro días (en realidad fueron tres porque uno llovió el día entero) recorrimos varias playas de Buzios: Azeda, João Fernandes y Geribá. Son lindas, pero la realidad es que no se pueden comparar con las que conocimos después, ubicadas frente a las costas de Arraial do Cabo.

En el puerto de Arraial do Cabo contratamos una excursión en barco (nos costó 30 reales aunque en principio pedían como 50 reales o más) que nos llevó hasta la Gruta Azul, pasando por dos playas: Praia do Farol (paradisíaca) y Praia do Pontal do Atalaiao. Escribiré unas pequeñas líneas sobre la primera.

Praia do Farol, considerada una de las mejores playas de todo Brasil. El color de la arena es similar al de la harina. Es tan virgen que cuando caminás sobre ella podés sentir como se va quebrando la arena a cada paso. Por su parte, el agua es celeste desde lejos y transparente de cerca.

A esta playa, reserva natural celosamente cuidada y protegida por la armada brasilera, se accede mediante barco. Para preservarla, no se puede bajar con comida ni bebida, aunque muchos no respetaron la normativa. Lo único negativo es el tiempo que te permiten permanecer allí. No más de una hora. Luego de visitar Praia do Farol, el resto ya no valía la pena.

Después del paseo, fuimos al Fun Fest de Arraial do Cabo a tomar unas cervezas y ver el partido de Brasil contra México. Apenas terminó, empate de por medio, se armó el baile y hasta algunos salieron en la TV. Mucha caipirinha, muita….

PD: Todavía recuerdo la cara de este señor que encontramos en el puerto de Arraial do Cabo. Estaba FURIOSO!!!

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Con ganas de leer otros posteos? Elegí a qué país querés volar y relajate que despega el avión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s