La triste Madrid

Madrid

Por Ángel Cal Bustillo* “Salgo al balcón de mi hostel en Madrid y se llena la habitación de música, siempre. Recién, un violín con cara amarga, cansada y visiblemente derrotada interpretaba el Himno de la alegría y era emocionante. La crisis, me parece, hace de España un paraíso para el turista curioso No sólo por los precios, que obligados dan pelea como cualquiera que ve de cerca cómo se le va la novia; también por el arte. Acá hay seis millones de desempleados, que se traducen en seis millones de ingenios puestos al límite, buscando donde -ya se sabe- nadie encuentra. Seis millones de malabaristas, de payasos de vagón, de oradores de subte, de improvisados carteristas, de guías ignorantes, de músicos callejeros. La crisis dibuja sonrisas falsas que mienten muy bien mientras no callan.

Ahora la canción termina y la sonrisa se esconde para siempre. La señora que hasta hace segundos era dueña de la magia de una calle prima hermana de la Puerta del Sol de Madrid, ahora se seca la frente con la mano y borra el sudor siempre franco del esfuerzo. Nadie aplaude. Nadie se inmuta. Nadie hace nada.

Yo tampoco aplaudo. Quiero, tengo ganas, pero no aplaudo. Pienso en cuántos sueños de teatros abarrotados se han muerto en estas calles mentirosas e indiferentes. Pienso en el proyecto que alguna vez albergó este violín, y que ahora es polvo nuevo asumido con gallardía. Pienso y pienso y pienso y pienso, pero no aplaudo. Nadie aplaude. Tal parece que en una crisis cabe el ingenio pero no caben los aplausos. Ni los artistas. Ni los sueños. Ni el Himno de la alegría.”

Este poema fue escrito por Ángel en la cocina de un hostel de Madrid mientras yo preparaba unas pastas que comeríamos junto a él y un joven alemán al que llamábamos “Pelo”, deformación de su verdadero nombre, Pelle. Apenas Ángel terminó de escribirlo a mano, lo pasó a la computadora y me lo mandó por e-mail con asunto “Pal blog”. He aquí ahora…

*Ángel es un poeta, creativo y yorugua de ley, a quien conocí durante mis días en Madrid. El destino nos cruzaría semanas después, de casualidad pura, en una atestada Plaza San Pedro, Ciudad del Vaticano.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Con ganas de leer otros posteos? Elegí a qué país querés volar y relajate que despega el avión…

 

Anuncios

2 Respuestas a “La triste Madrid

  1. Mucha crisis, pero Madrid es una ciudad super animada. Restaurantes,bares y comercios
    llenos de gente. Millones de turistas en España superando cifras de años anteriores.

    • Alberto, gracias por comentar!
      Como bien escribís, Madrid es súper divertida, de eso no hay ningún tipo de dudas. Pero lo que esta carta refleja es la tristeza que provocaba ver tanta gente en la calle, desempleada y desesperada por conseguir algunos euros para poder sobrevivir. Por eso el título.

      Abrazo
      Santi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s