Paseo por la Costa Amalfitana

Sant’Agata sui Due Golfi es un pequeño y tranquilo pueblo, sobre verdes colinas repletas de viñedos, que se ubica entre el Golfo de Nápoles y el Golfo de Salerno. Más allá de que no es visitado por los turistas, es un buen lugar para hacer “base” gracias a su cercanía con las atracciones de la región:

  • Sorrento a 6 Km.
  • Positano a 17 Km.
  • Amalfi a 32 Km.
  • Nápoles a 56 Km.
  • Salerno a 63 Km.

Allí paramos nosotros, en una cabaña ubicada sobre uno de sus tantos montes, con vista al pueblo de Sorrento. Nosotros? Claro, para ese entonces habían llegado mis viejos a Europa para pasear y certificar que quien les escribe estuviera sano y salvo, jejeje. Italia nos esperaba.

Si vas a recorrer la Costa Amalfitana en auto recomiendo alquilar uno de dimensiones pequeñas. Las rutas son muy angostas (mano y contramano) y a la expedición hay que agregarle el coraje de los motociclistas italianos que te pasan tanto por izquierda como por derecha a toda velocidad sin despeinarse. Tampoco puedo dejar de mencionar a los choferes de los autobuses SITA BUS quienes simulan estar compitiendo en el Campeonato Mundial de Rally. Por suerte, nuestro auto estaba comandado por un buen piloto y a la copiloto la mandamos para atrás, je.

Paseo familiar :)

Paseo familiar 🙂 #ItaliaEnFamilia #MisViejos

A la valentía italiánica hay que sumarle el vértigo que producen los acantilados pegados a esta ruta, la Strada Statale 163 (SS163), que une a los diferentes pueblos de esta Costa Divina, como suelen llamarla los italianos. Recomendación: utilizar los miradores al costado de la ruta para sacar fotos y disfrutar de las postales de ensueño que ofrece la Costa Amalfitana.

Positano

Positano desde la SS163

El paisaje es impresionante. Al mirar hacia abajo se puede ver cómo las azules aguas del mar Tirreno acarician suavemente las costas, bañadas por rocas. En los balnearios no hay arena blanca como cualquier típica playa sino ceniza volcánica o pequeñas piedras, bastante molestas para quienes no estamos acostumbrados (nota mental: utilizar calzado náutico). No hay olas, el mar se encuentra quieto, salvo por el leve movimiento que producen las embarcaciones que navegan de acá para allá.

Al observar hacia arriba, encontramos los verdosos montes adornados por las típicas coloridas casas (en su mayoría pintadas en la gama del color crema) que parecen estar inclinadas, al punto tal que te dan la sensación de que en cualquier momento se caen por el barranco. Me pregunto cómo serán por dentro y cómo harán sus habitantes para llegar hasta ellas. Casas suspendidas en el aire. No aptas para quienes sufren de vértigo.

Positano

Spiaggia Grande de Positano

Positano. En mi opinión, el pueblo más bonito de la Costa Amalfitana. Es elegante en su justa medida y colorido, gracias a sus casas y flores que disfrutaban (al momento de nuestra visita) de la plena primavera. El recorrido empieza en la Piazza dei Mulini, donde nacen angostas y empedradas calles, repletas de restaurantes y comercios de venta de ropa y sandalias, que desembocan en la Spiaggia Grande (o Playa Grande).

Positano

Positano

Una vez pisada la arena gris, se puede encontrar a una manada bronceándose y bebiendo algo, de manera relajada, cool. Hay que recordar que esto es Italia, cuna de la “buena apariencia”. A unos metros está la playa de Fornillo, igual de glamorosa.

Sugerencia: si vas en auto a Positano, deberás buscar un estacionamiento privado o dejarlo a una docena de cuadras, al costado de la ruta. Si elegís la última opción, mirá los carteles (en su mayoría escritos en italiano) o preguntale a locales para saber si está permitido, no sea cosa que te multen.

Amalfi

Amalfi desde la escollera

Amalfi. Pocos kilómetros después, llegamos a Amalfi, pueblo cuyo nombre adopta esta serpenteante costa sobre el mar Tirreno. El clima lluvioso complicó un poco la visita aunque finalmente salió el sol y logramos recorrerlo sin problemas. Vale aclarar que mientras llovió no hubo mejor plan que refugiarse en un bar a tomar una Nastro Azzurro, conocida como “la cerveza superior de Italia”.

Amalfi

Amalfi

Se recomienda visitar la Catedral y el Duomo di Sant’Andrea Apostolo, sobre todo si es sábado, ya que tendrás la suerte, como nosotros, de apreciar cómo un pueblo entero se moviliza para celebrar un casamiento. Una elegancia que las palabras difícilmente puedan describir. Vestidos y trajes de película. Otra recomendación: la Via Lorenzo d’Amalfi es la calle perfecta para comprar un souvenir o una botella de limoncello artesanal.

Un pueblito sin tanto glam...

Un pueblito sin tanto glam camino a Salerno

Salerno. Es el sitio más poblado de la Costa Amalfitana. Ya desde la ruta se percibe el tamaño de esta ciudad, que cuenta en su entrada con un puerto de interesantes dimensiones. Estacionamos el auto en un parking público y comenzamos a pasear. Su calle principal, peatonal, Corso Vittorio Emanuele II, estaba repleta de artistas callejeros que aprovechaban la explanada para hacer un dinero extra, teniendo en cuenta el mundo de gente que disfrutaba del fin de semana. Nos sentamos a tomar un café. Dato básico para sobrevivir en Italia: para los italianos “UN CAFÉ” significa “UN RISTRETTO”, por eso, en el caso que quieras tomar una buena taza deberás explicitarlo, por ejemplo, diciendo “CAFÉ AMERICANO”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s